sábado, 8 de abril de 2017

El incienso

+
La liturgia es una experiencia accesible a los sentidos. No sólo a la vista o al oido; también al gusto, al tacto y al olfato. El incienso, por ejemplo, hace posible que la alabanza a Dios comprometa este sentido corporal tan importante para la vidacotidian, de modo que podamos decir también de la liturgia lo que decimos de un perfume o de un buen guiso: ¡Qué bien huele! El incienso auténtico procede de las gotas color amarillo ámbar en que cristaliza la resina exudada por la corteza del árbol boswellia, que procede de Oriente.

Este precioso destilado de la naturaleza siempre ha sido caro. Al principio, la Iglesia mostraba cierto reparo en usar el incienso para sus ceremonias. Quería evitar que se confundiesen con los cultos paganos promovidos por el mismo Imperio que perseguía a los cristianos.

Pero a partir del siglo IV queda superada esta aversión y se recobra una tradiciión que no provenía de la religión greco-romana, sino del cultio bíblico.

La utilización del incienso era característica del culto a Dios en el templo de Jerusalém. recordemos que los ángeles ofrecen a Dios el incienso "junto con las oraciones de todos los santos" Ap. 8, 3.


domingo, 19 de marzo de 2017

Feliz día de San José, ¿Día del padre?

Sagrada Familia; Bartolomé E. Murillo 1650
Hoy celebramos el día de San José el hombre justo (zaddik), para ello me gustaría referir unas palabras que a propósito del Santo Patriarca, silente en las citas evangélicas, considero que es, después de Jesús y junto con Santa María, el de mayor peso en nuestra vidas; como digo, me gustaría citar a Benedicto XVI  referidas en su maravilloso libro La infancia de Jesús:

Mientras que el ángel "entra" donde se encuentra María a José sólo se le aparece en sueños (...) su finura para percibir lo divino y su capacidad de discernimiento. Sólo una persona íntimamente atenta a lo divino, dotada de una peculiar sensibilidad por Dios y sus senderos, le puede llegar el mensaje de Dios de esta manera. Y la capacidad de discernimiento era necesaria para reconocer si se trataba sólo de un sueño o verdaderamente había venido el mensajero de Dios y le había hablado. (...) El mensaje que se le consigna es impresionante y requiere una fe excepcionalmente valiente.

En cuanto a la figura de San José como justo, se refiere Benedicto XVI un poco antes en otra cita: "Después  de lo que José ha descubierto (María encinta), se trata de interpretar y aplicar la ley de modo justo. Él lo hace con amor, no quiere exponer públicamente a María a la ignominia. La ama incluso en el momento de la gran desilusión. No encarna esa forma de legalidad de fachada que Jesús denuncia en Mateo 23 y contra la que san Pablo arremete. Vive la ley como evangelio, busca el camino de la unidad entre la ley y el amor. (De este modo, decide repudiarla privadamente) Y, así, está preparado interiormente para el mensaje nuevo, inesperado y humanamente increíble, que recibirá de Dios.

En la parte de la historia más importante de nuestras vidas, como es la llegada del Salvador, el Mesías el Señor; Dios no prescinde de la figura paterna. Él mismo siendo Dios se hizo uno de nosotros y para ello: nace (importante este dato, a tener en cuenta sobre todo ya que, aunque parezca mentira, no existe la seguridad de que todos puedan nacer; me refiero a hoy en día, con la desprotección por asesinato del niño por nacer), desarrolla su infancia junto a su padre y su madre, lo que se denominaba una familia. Que esto, ahora, en estos tiempos de igualdad, liberalidad y feminismo, ha quedado en anécdota.



En fin, qué decir de lo de celebrar el día del padre. No se sabe por dónde saldrá esto de celebrar este día. No creo que sea necesario recordar una vez al año que la familia es el resultado del matrimonio de un hombre y una mujer. De un padre y una madre...

Hagan sus apuestas (no quiero dar ideas a los liberales ni progresistas) Salga quien salga elegido como encargado de hacer gobierno; con el panorama unidireccional que asola la política española (y de orden mundial) el día del padre será como celebrar el día del Holocausto judío. O lo prohibirán celebrar (activamente o pasando de puntillas como ocurre con los genocidios como el de cristianos en  Armenia por los otomanos)

Los cristianos sabemos discernir (deberíamos) entre lo que está bien o mal. Incluso comprendemos la repulsión que siente los no cristiano a todo lo recto y "natural" y el empeño de éstos de hacer lo lo innatural correcto.

Pero, personalmente, me resulta vomitivo que declarándose católico, "a favor de la familia" "sí a la vida" esté alentando y defendiendo los antivalores cristianos. Así que ahora más que nunca resulta más difícil diferenciar entre el mal y el bien, y particularmente entre los que tenemos junto a nosotros. Los más dañinos. Esos que te apuñalan por la espalda. Los que te mojan, en esta guerra diaria contra el mal, la pólvora. Los impostores.

Son momentos de agudizar la capacidad de discernimiento del que nos habla Benedicto en su maravilloso libro respecto al Patriarca san José.

Las respuesta evangélica a este respecto es clara: Si tu mano te hace pecar, córtatela. Más te vale entrar en la vida manco, que ir con las dos manos al infierno, donde el fuego nunca se apaga.

La concepción de familia ya no es la que Dios tiene y con el tiempo, no sabemos muy bien si será todavía Dios Padre o ahora hay que decir Dios a secas, así estamos con los tiempos, ja ja ja. Jesucristo se refiere a Él, como "mi padre". Creo que ni las "feminilistas" ni los sarasas tendrán dudas, aunque estén declaradas como muy cristianas y religiosas. Mas que nada, lo digo por lo que están haciendo con Su Santidad, "qué gran papa tenemos... ha dicho: ..." dicen algunas. Sacando de contexto lo que dice, poniéndole un punto aquí, cortando por acá y el resultado es lo que quieren escuchar... Con respecto a esto, leí un artículo de José Luís Restán que recordaba a toda esta basura que tergiversan a Francisco que el Papa es un hombre de Iglesia, nació en la Iglesia y vive en y para la Iglesia. Esto de ver una reforma a lo Luterano, ya tuvimos y tenemos en la Iglesia demasiados Judas, es ley de vida. Desde el comienzo los hay y los seguirá habiendo. Como todos estos que besan al Papa antes de entregarlo para matarlo.

En resumen, feliz día a todos los Pepes, Pepitos, José y Joselito del mundo y en todos los idiomas posible.
Y también a todos los PAPÁS, PADRES, PAPITOS Y PAPAITOS  del planeta porque es nuestro día también. De momento.


miércoles, 15 de marzo de 2017

ABORTO Y MUNDIALISMO, por Juan Manuel de Prada

+


ABORTO Y MUNDIALISMO, por Juan Manuel de Prada

(ABC, 14 de marzo de 2016)

Suele ocultarse que el antinatalismo es un producto de la ideología liberal, que por un lado exalta la autonomía de la voluntad y el individualismo; y, por otro, postula un orden económico que requiere que los trabajadores reduzcan su prole, para que sus salarios sean más bajos, según estableciese David Ricardo en su célebre “ley de bronce de los salarios”. Durante décadas, esta “conspiración de los cobardes” (por utilizar la expresión de Chesterton) pudo realizar tranquilamente sus fines mediante la aplicación de métodos malthusianos y eugenésicos; pero a la conclusión de la Segunda Guerra Mundial, con el colapso del colonialismo y sabiéndose que Hitler era (¡mecachis!) un ferviente eugenista, hubo que cambiar la estrategia para que el Dinero (ahora ya un Dinero apátrida, o sea transnacional, tal como había predicho Pío XI en "Quadragesimo Anno") pudiera seguir ejecutando aquel genocidio silencioso.

El instrumento de su ejecución fueron las organizaciones supranacionales surgidas con la excusa aspaventera de mantener la paz entre las naciones y el objetivo real de configurar un Nuevo Orden Mundial que asegurara la supremacía del Dinero. Ni siquiera ha sido un plan completamente “secreto”: no hace falta sino leer aquel maligno informe elaborado por Kissinger, en el que se establecía sin ambages que la supremacía de los Estados Unidos debía fundarse sobre la reducción de población, para evitar que los recursos que aseguran su pujanza económica fuesen acaparados por masas de indigentes. Para lograr este propósito genocida, tan querido por la plutocracia internacional (resulta muy revelador que, entre sus promotores y mecenas más conspicuos hallemos siempre a plutócratas, de John Rockefeller III a Bill Gates), la ONU desarrolló un intenso plan de acción cuyo objetivo último era la imposición a nivel planetario de los llamados “derechos reproductivos”. Este plan se ejecutó a través de estrategias diversas: una coercitiva, que alcanzó su expresión más cuajada en la imposición del “hijo único” en China, iniciativa diseñada por la UNFPA, la agencia de la ONU dedicada al control de población; y otra, mucho más inteligente y sibilina, vertebrada en torno a la célebre sentencia del caso Roe vs. Wade, que legaliza el aborto en los Estados Unidos, en flagrante conculcación de su Constitución. Esta sentencia abrirá los ojos al magnate Rockefeller, que descubre que, para extender su evangelio negro, mucho más eficaz y más barato que suministrar dinero a gobernantes corruptos es “empoderar” directamente a las mujeres, exacerbar en ellas aquel concepto nefasto de libertad postulado por la ideología liberal que las convertiría en cipayas gustosas de su plan antinatalista y en propagadoras chillonas de aquella sórdida religión avizorada por Chesterton, que a la vez que exalta la lujuria prohíbe la fecundidad. Este hallazgo de Rockefeller sería de inmediato asumido por la ONU y sus agencias protervas (aquí no podemos dejar de mencionar a la Organización Mundial de la Salud, encargada de propagar histerias como la reciente del virus del Zika, para que las naciones que se resisten al mandato antinatalista se acaben de rendir), que en la Conferencia de Pekín de 1995 consagrará el “empoderamiento” de la mujer y exaltará las teorías de género. En esta Conferencia de Pekín, por cierto, alcanzaría gran relieve la figura de Hillary Clinton, la bruja Hilaria, mamporrera mayor del mundialismo, hoy encargada por sus capataces de doblegar definitivamente a los Estados Unidos, completando el sueño diseñado por el perro Kissinger.

Sólo hay un modo de combatir el aborto; y consiste en oponerse políticamente a los designios del mundialismo. Todo lo demás es música de arpa y postureo inane.

martes, 14 de marzo de 2017

Día Pi (π)



El día Pi es una fiesta no oficial que celebra la constante matemática pi (π). Se celebra el 14 de marzo en los países que siguen el formato mes / día que corresponden con los dígitos 3/14.



En los países que siguen el formato de fecha día / mes, la fiesta es después, el 22 de julio y se llama "El día Pi por aproximación." Esto resulta de que el 22 de julio, o sea, el 22/7 es el valor aproximado de π (22 /7 = 3,14). 

El día Pi del 14 de marzo también coincide con el cumpleaños de Albert Einstein


Día paléndromo

El día Pi fue fundado por Larry Shaw y se celebró por primera vez en 1988 en el Exploratorium de San Francisco.

El público y el personal del museo marcharon alrededor de un espacio circular y comiern pasteles de frutas.

Los estudiantes, los matemáticos y los entusiastas de las matemáticas de todo el mundo celebran el Día Pi participando en actividades y concursos alrededor de pi que incluye hacer y comer empanadas, convertir números tales como el tiempo o la edad de cada uno usando pi, y recitar los dígitos de pi o ver la famosa película en blanco y negro Pi (1988) de Darren Aronofsk



Una constante antigua y universal Pi (π). Es una letra ampliamente conocida y una de las constantes matemáticas más reconocida, el diámetro en el espacio euclidiano o la relación del área de un círculo con su radio al cuadrado. El valor de PI es aproximadamente igual a 3.14159265, pero es un número irracional y su representación decimal nunca termina.  

Días alternativos Pi y aproximación Pi se pueden celebrar en otras fechas del calendario como:
22 de julio: Cuando 22 se divide por 7, resulta igual a 3.14.
5 de Abril: Cuando han transcurrido 3,14 meses del año.
26 de Abril: La Tierra ha viajado dos radianes de su órbita en el día de hoy (25 de abril en los años bisiestos). Esta se celebra exactamente en el segundo 41 del minuto 23 de la cuarta hora, el 26 de abril o el día 116. (En los años bisiestos, se celebra exactamente en el tercer segundo del segundo minuto de la hora 12 el 25 de abril o el día 116 del año.)
10 de noviembre: El día 314 del año (9 de noviembre en años bisiestos).
21 de Diciembre, a las 1:13 p.m.: El 355 día del año (20 de diciembre en los años bisiestos), que se celebra a las 1:13 de la aproximación china 355/113.

Otras fechas especiales del calendario del día Pi fue en 2015: fue la única vez del siglo que la celebración del sábado, fue un Pi muy especial: Sólo se da una vez cada 100 años. Ese año, no sólo el mes y el día de la fecha (3/14) correspondió a los dígitos de la constante matemática, los dígitos del año también lo hicieron. Al escribir la fecha en el formato mes / día / año, entonces los dígitos de la fecha  3/14/15 se corresponden con los 5 primeros dígitos de pi: 3.1415.

El día Pi del 2005. A las 9:26:53 am y las 09:26:53 pm, la fecha y la hora correspondió exactamente a los 10 primeros dígitos de pi: 3,141592653. Aunque hubo un cierto desacuerdo sobre si hubo uno o un segundo Pi. Los más "puristas" creen que sólo puede haber un segundo Pi el de las 9:26:53 am, considerando que a las 09:26:53 pm en el reloj de 24 horas son las 21:26:53. 
A este respecto Jeffrey S. Rosenthal, profesor de Estadística de la Universidad de Toronto porpuso la designación del instante Pi: El instante exacto en el que la fecha y hora incluyen todos los dígitos de pi.

sábado, 11 de marzo de 2017

Las damas del amor.


+
En España, en cada esquina, en cada programa de televisión, en cada proclama de los políticos están luchando; todos, por ser el mejor proxeneta que ha dado la historia en mi país. El oficio más antiguo del mundo ha llegado por fin a los Poderes Públicos que lejos de velar por los ciudadanos lo han prostituido.Hoy conmemoramos el aniversario de la muestra de que no tiene remedio, la (in)justicia. Uno de los poderes, siempre dependiente, que espera fumando en cualquier esquina, con unos zapatos de tacón de aguja, medias de rejilla y pintada para la noche, mientras tanto sus proxenetas aguardan agazapados tras unas togas, tras un ministerio; para explotarla y sacarle lo suficiente para vivir de la humillación de la otra.


Ha habido sobre todo dos acontecimiento que han marcado para toda la vida la degeneración de esta dama de compañía, una fue el GAL y otro ha sido los atentados del 11 de Marzo en Vallecas y el Pozo del tío Raimundo. Metidos entre medias, y relacionado todo, lo del chivatazo a la ETA, los fondos reservados... para cocaina, más putas, etc. Y en ambos escándalos hay grandes coincidencias.
Principalmente un personaje y un partido.

Lo del partido político, ya sabemos como empezó: tenía las elecciones perdidas. Y después cómo acabó: ganando las elecciones.

Sabemos que la ETA, sólo colaboró, que AlQaeda ni se asomó. Y que el chivo expiatorio que cargó con el golpe de estado, fue eso, sólo eso. Después ya sabemos todo lo demás, los etarras en la calle, permitir que ocupen las instituciones, tras permitir que concurran a las elecciones sin ilegalizar sus partidos, el reparto de condecoraciones y toda esas cositas sin importancia.

Entre todos la putearon y ella sola se prostituyó (la justicia me refiero), como dice el refrán ... creo.

Lo de "Queremos saber" ya no vale, más bien... a ver si de una puta vez, (la justicia me refiero, claro) "Queremos que lo reconozcan". En cuanto al PP, partido en el gobierno y la compaña... A Judas, no le quedó ni el arrepentimiento, terminó sus días ahorcado por su desesperación traidora.



miércoles, 8 de marzo de 2017

Maltrato, muerte y olvido. #DíaInternacionalDeLaMujer

+

Hoy es el Día Internacional de la Mujer (subvencionada). Entre los innumerables actos que tienen lugar para empoderar la condición de ser mujer sobre cualquier otra condición existente. Se nos hará mención por todos los medios conocidos, de la lacra del maltrato y de las desigualdades con respecto al odioso hombre.

Hoy nos inundarán desde todos los partidos políticos, asociaciones subvencionadas feministoides y demás agrupaciones parasitarias del dinero público; las grandes desigualdades que padece la mujer en el primer mundo. Porque, que nadie se lleve a engaño. No es el día de la mujer en sentido estricto, hoy es el día de pedir el voto, de despertar "conciencias" y (no) dar cuenta del dinero que se emplea en dar ocupación (y cobrar por ello) a las locas que "luchan" en el primer mundo "oprimido" por los derechos de ellas mismas para ellas.

Son esas "sufridas mujeres" que se dedican a aprobar compartir la condición de madre con sarasas y "transgéneros" y darles su visto bueno para que no sea exclusivamente de las mujeres.

Son las que, a pie de estación, dan la bienvenida a los refugiados, que son normalmente hombres, que han abandonado su país y en ellos a sus mujeres, madres e hijas, para violar a las nuestras e imponer su "ley."

Pero faltará tristemente la mención a dos tipos de agresiones sufridas por muchísimas mujeres sólo por su condición de serlo.

El aborto que ha supuesto la eliminación de 2.000 millones de seres humanos en los últimos veinte años, se ha ensañado especialmente contra las niñas. En Vietnam la dictadura comunista obliga a los funcionarios a no tener más de dos hijos. Los niños son más “valorados” que las niñas y por ello la proporción es de 112 varones por cada 100 niñas. En China la proporción en algunas zonas es de 130 niños por cada 100 niñas. El método más utilizado para llegar a esta situación son el infanticidio y sobre todo el aborto femenino.

Otra práctica que padecen las mujeres sobremanera, son las esterilizaciones forzosas y masivas que siguen teniendo lugar hoy en nuestro mundo. Sólo en Perú mediante los programas de “planificación familiar” llevados a cabo por los diferentes gobiernos con apoyos de países enriquecidos, más de 300.000 mujeres (especialmente las indígenas)  han sido  esterilizadas. En Brasil la cifra de mujeres esterilizadas asciende al 40% de la población; en Salvador, Indonesia, India o Bangla Desh  se llegó a vincular la entrega de alimentos tras una hambruna, a condición de ser esterilizadas. Un 80% de las mujeres de esas zonas fueron condenadas a la infecundidad de por vida.

¿Alguien será voz de los sin voz para denunciar esas agresiones a la mujer? , ¿o prevalecerá la visión favorable del mundo enriquecido hacia el aborto y las esterilizaciones aplicadas en general y contra los empobrecidos en particular?. Al parecer sólo merecen atención la  gran minoría de mujeres que viven en el mundo enriquecido, con toda la gravedad que sin duda tiene su maltrato. Muchos de quienes dicen apoyarlas (Gobierno, ONGs, etc) se olvidan de los casos aquí expuestos, por un neo- fundamentalismo de la ideología de género, que utiliza el sufrimiento de muchas mujeres o lo soslaya si conviene, para el “empoderamiento” de unas pocas ministras, secretarias de Estado, grupos subvencionados, etc.

Siendo ese día auspiciado por la ONU, no me cabe la menor duda de que caerá un tupido velo sobre el drama padecido por las mujeres abortadas o esterilizadas por el hecho de ser mujeres. La ONU, el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, apoyan y financian esas prácticas. Colaboran estrechamente organizaciones privadas que hacen el trabajo sucio y cuya meta básica es impedir el nacimiento de los más débiles, a quienes consideran una amenaza para la opulencia de los enriquecidos.
Guadalupe Molina Díaz- Fecha: 2011-03-07


video

Anuncio Coca Cola - ¿Que le diría el hombre más viejo del mundo al bebé más joven?

martes, 7 de marzo de 2017

Las religiones cristianas, protestantes y ortodoxas. Qué nos une y qué nos separa.

+

1. ¿Cuáles son las religiones cristianas? Hay bastantes iglesias cristianas diferentes. Podemos reunirlas en tres grupos :

o La Iglesia Católica la fundó Jesucristo el día de Pentecostés en el año 33, en Galilea. Mateo 16,18-19 y Hechos 2.
o las Iglesias ortodoxas
o las Iglesias evangélicas o protestantes.

2. ¿Por qué se llaman cristianas?

Estas religiones se llaman cristianas porque reconocen a Cristo como Hijo de Dios hecho hombre, proceden de la Iglesia que Cristo fundó, e intentan practicar y difundir las enseñanzas de Cristo (doctrina cristiana).

3. ¿Qué tienen en común las religiones cristianas? Coinciden en bastantes cosas:

o Hay un sólo Dios -Padre, Hijo y Espíritu Santo-.
o Jesucristo es la Segunda Persona de la Trinidad hecho hombre. Padeció y murió en la cruz para salvarnos.
o Los diez mandamientos son el resumen de la moral que se debe practicar.
o El Bautismo es el inicio de la vida cristiana.
o La oración y la Biblia son imprescindibles; etc.

4. ¿Qué es el ecumenismo?

Se llama ecumenismo a la actitud o actividad que busca la unidad de los cristianos.

LOS PROTESTANTES

• A. Las Iglesias protestantes.
• B. ¿Unidad de protestantes y católicos?
• C. Historia de los protestantes.

A. Las Iglesias protestantes

1. ¿Quienes son los protestantes?

Los protestantes se separaron de la Iglesia católica en el siglo XVI. La ruptura incluyó bastantes diferencias doctrinales y prácticas. Por ejemplo, la mayoría de estas Iglesias sólo aceptan dos sacramentos: Bautismo y Cena (Eucaristía con importantes variaciones).

2. ¿Cuáles son las Iglesias protestantes?

Estas Iglesias se han dividido y subdividido bastante. Podemos hablar de tres grupos :

o Las Iglesias luteranas de las que se desprendieron los anabaptistas y menonitas.
o Las Iglesias calvinistas o protestantes reformadas, de las que proceden los presbiterianos y los puritanos o congregacionalistas; y en buena parte las Iglesias anglicanas.
o Las Iglesias anglicanas han dado lugar a los baptistas, metodistas, episcopalianos, cuáqueros, etc. Sin embargo, los anglicanos ocupan un lugar intermedio entre católicos y protestantes. Su doctrina tiene puntos calvinistas mientras que su organización y liturgia es semejante a la católica. Hay dos ramas anglicanas: la High Church más próxima al catolicismo, y la Low Church con más huellas calvinistas.

3. ¿Por qué hay tanta ramificación en los protestantes?

Una posible explicación es ésta: los protestantes admiten sólo la Escritura como fuente teológica rechazando la Tradición y el Magisterio. Pero sin el Papa, sin Tradición y sin Magisterio, hay muchos modos de interpretar la Biblia. Entonces unos y otros se separaron pretendiendo conseguir una fidelidad mayor a las Escrituras, según su interpretación.

B. ¿Unidad de protestantes y católicos?

1. ¿Qué obstáculos impiden la unidad de católicos y protestantes?

Además de algunas enemistades y de la unión con Pedro, el problema también es doctrinal, de fe, pues hay varios temas con planteamientos diferentes. Por ejemplo, en los Sacramentos, en la moral y en las antiguas premisas protestantes: "sola scriptura", "sola fides", "solus Christus" que ahora matizamos.

2. ¿Qué significa "sola scriptura"?

Suele decirse que los protestantes admiten sólo la Biblia rechazando la Tradición y el Magisterio. Sin embargo, en realidad nadie acepta el principio de "sola scriptura", y los protestantes siguen la Biblia con la interpretación de Lutero, Calvino o los iniciadores y pastores de sus Iglesias.

3. ¿Qué significa "sola fides"?

Es conocida la afirmación protestante de que basta la fe sin obras para salvarse. Sin embargo, este planteamiento no es tan radical pues, como es lógico, los pastores protestantes predican un comportamiento correcto y desean que la vida -las obras- de sus fieles sea ejemplar.

4. ¿Qué significa "solus Christus"?

Esta idea protestante invita a buscar la santidad siguiendo a Cristo sin necesidad de la Iglesia. Pero obviamente tampoco esto es tan radical y los pastores protestantes cuidan su comunidad y desean que sus fieles se reúnan y asistan a sus sermones.

5. ¿Y las diferencias en los sacramentos y la moral?

Aquí también hay diferencias importantes, pero no vamos a insistir en lo que nos separa. Recordemos lo que nos une: la fe en Cristo y muchos siglos de doctrina común.

C. Historia de los protestantes

1. ¿Cuándo empezó la reforma protestante?.-

Comenzó con Lutero en 1517. Hasta ese momento los cristianos de occidente permanecían unidos. Sólo los ortodoxos se habían apartado del papa. Pero antes de esa fecha hubo algunos precedentes.

2. ¿Qué precedentes?

Años antes, se había formado un ambiente que facilitó la propagación de las ideas protestantes. Veamos algunos motivos:

o La decadencia de la autoridad del papa.- La estancia en Aviñón, el cisma de occidente y el conciliarismo habían debilitado el prestigio del pontificado. Además, los papas del siglo XV y comienzos del XVI están más pendientes de lo temporal y político que de lo espiritual; por ejemplo, se alían con unas naciones frente a otras.

o La decadencia de la teología y la aparición de errores como el nominalismo, Wiclef, Huss, etc.

o Los abusos de los clérigos y de la curia romana, que crearon un ambiente de resentimiento y deseo de reforma.

o El nacionalismo político alemán, y el nacionalismo eclesiástico.

3. Lutero.-

Martín Lutero era un fraile agustino de gran personalidad, contradictoria y avasalladora. Angustiado por sus debilidades y deseos de salvación, fue creando una doctrina que tranquilizara su agitada conciencia. Primero encontró el texto de san Pablo: el justo vive de la fe. Y lo reinterpretó diciendo que basta la fe para salvarse, sin necesidad de las obras, ni de cumplir los mandamientos.

Elaborando sus ideas, vio que se oponían a las enseñanzas de la Iglesia. Entonces se reafirmó en sus propuestas: rechazó al papa y a la Tradición, afirmando que basta la Biblia, interpretándola como uno desee. Así fue suprimiendo sacramentos, votos, celibato, etc. Sólo la fe.

El comienzo público tuvo lugar en 1517 cuando Lutero expone por escrito 97 tesis en Wittemberg y envía otras 95 al arzobispo de Maguncia. A partir de aquí la fama de Lutero y de su doctrina se extiende a gran velocidad, entre otras cosas por el gran sentido de la propaganda que tenía Lutero: inundó Alemania con sus escritos.

Cuando murió en 1546, media Alemania era ya protestante. Luego, su doctrina se extendería con facilidad por los países escandinavos.

4. Calvino.-

Juan Calvino era francés afincado en Ginebra, donde llegó a gobernar con mano férrea. Era emprendedor, frío, dominante, más práctico y riguroso que Lutero. Difundió mucho las ideas protestantes, que llegaron a Suiza, Holanda, Escocia y parte de Francia. Luego, el calvinismo pasó a Inglaterra y de allí a Estados Unidos, etc.

5. El anglicanismo.-

El anglicanismo comenzó con un cisma. En 1534, el rey Enrique VIII se autoproclamó cabeza suprema de la iglesia de Inglaterra, e hizo jurar a todos este reconocimiento. A su muerte, se introdujo el calvinismo, sobre todo durante el reinado de Isabel I (1558- 1603).

En resumen (grosso modo) las religiones "evangélicas" más representativas son:

La iglesia luterana fue fundada por Martín Lutero, 1524.

La iglesia anglicana fue fundada por Enrique VIII en 1534.

La iglesia presbiteriana fue fundada por John Knox en Escocia, en el año 1560.

La Iglesia Episcopaliana es una rama de la iglesia de Inglaterra fundada por Samuel Seabury en las colonias de Estados Unidos en 1785.

Charles Taze Russell inició la iglesia de los Testigos de Jehová en Pensilvania, en 1879.

La religión Metodista fue organizada por J & C Wesley en Inglaterra en 1739, cuando decidió separarse de los anglicanos.

José Smith inició el grupo mormón (Santos de los Ultimos Días), en Palmyra, N.Y. en 1830.

Los orígenes de la iglesia bautista se remontan al año 1609, cuando a John Smith fundó esta religión.

Teùfilo Lindley fundó la iglesia Unitaria en Londres en 1774.

El movimiento adventista del Séptimo día, fue creado por William Miller, un granjero americano bautista. La iglesia se organizó posteriormente hacia 1860.

El Ejército de Salvación es una iglesia evangélica creada por William Booth en Londres en 1865.

La religión de la Ciencia Cristiana se remonta a 1879 cuando María Baker Eddy decidió que necesitábamos una nueva religión.

La Iglesia Pentecostal o Asambleas de Dios comenzó alrededor de 1914 en Hot Springs, Arkansas.

La Iglesia Católica la fundó Jesucristo el día de Pentecostés en el año 33, en Galilea. Mateo 16,18-19 y Hechos 2.

LOS ORTODOXOS

• A. Las Iglesias ortodoxas.
• B. ¿Unidad de ortodoxos y católicos?
• C. Historia del cisma

A. Las iglesias ortodoxas

1. ¿Quienes son los ortodoxos? Las Iglesias ortodoxas se separaron de la Iglesia católica principalmente en el siglo XI. Conservan los siete sacramentos, coinciden en la doctrina y mantienen la sucesión apostólica (sus obispos descienden de los apóstoles recibiendo el sacramento del orden). Es una lástima que los enfrentamientos del pasado continúen manteniendo esta separación entre católicos y ortodoxos, pues la fe y los sacramentos son los mismos.

2. ¿Cuáles son las principales Iglesias ortodoxas? Se pueden reunir en tres grupos:

o Las antiguas Iglesias orientales. Se separaron de los católicos en el siglo V. Son la Iglesia asiria, jacobita, malankar (India), copta (Egipto), etíope y armena.

o Los cuatro antiguos Patriarcados. Se separaron de la Iglesia católica en el siglo XI. Son los de Constantinopla, Alejandría, Antioquía y Jerusalén.

o Las Iglesias ortodoxas que han surgido de la subdivisión de los cuatro anteriores. Ordenados de mayor a menor número de fieles, son los Patriarcados de Moscú, Rumanía, Grecia, Serbia, Bulgaria, etc.

Conviene aclarar que con esos mismos nombres hay iglesias católicas menos numerosas, que mantienen la unidad con Roma. Por ejemplo, hay católicos malankares, coptos, armenios, caldeos (Irak), etc. Los maronitas (Líbano) son sólo católicos.

3. ¿Por qué hay tantas Iglesias ortodoxas?

Porque estas Iglesias son autocéfalas, independientes. Eligen sus propios Patriarcas y las otras Iglesias no intervienen en sus asuntos. Esto sucede porque no aceptan al sucesor de Pedro, y sin el Papa la unidad se debilita.

B. ¿Unidad de ortodoxos y católicos?

1. ¿Qué obstáculos impiden la unidad de católicos y ortodoxos?

Las mayores dificultades son dos:

o El obstáculo principal es la enemistad sostenida durante siglos. Este problema psicológico no existe en la parte católica sino que es más propio de algunas Iglesias ortodoxas, debido a errores del pasado cometidos por ambas partes.
o Diferencias en torno a la función del Papa.

2. ¿Qué sucede respecto al Papa?

Católicos y ortodoxos reconocen estas palabras de Jesucristo: "tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia" (Mt 16, 18), pero hay esta diferencia:

o Las Iglesias ortodoxas están acostumbradas a la independencia, y sólo admiten un primado de honor, es decir, un Pedro que no intervenga en sus Iglesias. Podemos decir que en vez de un Pedro real, prefieren una fotografía de Pedro. Pero esto no es tan radical, y es planteable que la ayuda del Papa sea algo diferente del modo occidental.

o La Iglesia católica acepta al sucesor de Pedro con un verdadero poder de gobierno (de atar y desatar, de pastorear, de dirigir) de modo que pueda cumplir su misión de conservar la fe y la unidad. (En la práctica, cada Obispo católico hace y deshace en su diócesis sin que el Papa intervenga mucho; así que la diferencia con los ortodoxos es pequeña y más bien radica en la enemistad).

3. Ventajas de la unidad de católicos y ortodoxos.-

Por un lado se da al mundo un ejemplo de unidad. Además, hay ventajas para ambos que pueden aprender de las distintas espiritualidades y aprovechar la oración mutua y los bienes de la Comunión de los Santos. Los ortodoxos salen más beneficiados por gozar del oficio de Pedro.

4. Ventajas de la unión con Pedro.-

Al poseer el oficio de Pedro, los ortodoxos consiguen:

o Mejorar su obediencia a Cristo que eligió a Pedro como base y roca sobre la que edificó la Iglesia, con la misión de pastor que dirige y cuida la grey del Señor.

o Aportan sus ideas a la Iglesia universal ayudando al Papa con sus experiencias y oraciones.

o Gozan de mayor seguridad en la doctrina al contar con el respaldo y apoyo del Papa.

o Gozan de mayor seguridad en el camino pues van junto a Pedro.

5. ¿La obediencia a Pedro quitaría independencia a los ortodoxos?

El pueblo ortodoxo seguiría igual. Sus Patriarcas gobernarían con la misma o mayor autoridad al contar con el respaldo del Papa. La obediencia al sucesor de Pedro puede restarles autonomía en algún momento, pero ganarían independencia frente al poder civil.

C. Historia del cisma

El recuerdo de lo que pasó no debe servir para aumentar rencores, sino para aprender a comportarse mejor en el futuro.

1. Distanciamientos generales.-

Hubo una serie de factores que influyeron en la ruptura entre oriente y occidente (ortodoxos-católicos):

o Diferencia de mentalidad: más teóricos los orientales; más prácticos los latinos. Esto condujo a incomprensiones y desaciertos mutuos.

o La incomunicación territorial -lejanía- y lingüística: unos hablan griego, otros latín.

o Las diferencias de disciplina y liturgia, que crearon desconfianzas.

2. Puntos de tensión.- A esta situación general se añadieron unos hechos puntuales que agravaron las divergencias. En todos ellos está presente Focio, patriarca de Constantinopla.

o La cuestión búlgara.- En el año 864, se bautizó Boris príncipe de los búlgaros, y quiso evangelizar a su pueblo. Solicitó misioneros a Constantinopla, pero su patriarca Focio le dio largas. Entonces los pidió a Roma, y el papa le envió un grupo de sacerdotes. Poco después Boris expulsó a éstos y se dirigió a Constantinopla. Estas idas y venidas aumentaron las tensiones entre Roma y Bizancio.

o El enfrentamiento entre patriarcas.- En el año 847, Ignacio fue elegido patriarca de Constantinopla. Once años después hubo un giro político e Ignacio fue desterrado. El nuevo primer ministro eligió a Focio como patriarca, de modo que hay dos patriarcas. Roma apoyó a Ignacio como patriarca legítimo, y Focio elevó una réplica muy violenta, prácticamente una declaración de guerra, llegando a excomulgar al papa. Focio estuvo nueve años y fue depuesto por el siguiente emperador. Entonces, Ignacio regresó a la sede. Poco después se reunió un concilio ecuménico en Constantinopla donde la iglesia griega hizo un solemne reconocimiento del primado romano. A la muerte de Ignacio, retornó Focio, y el papa aceptó su nombramiento.

o El filioque.- En su batalla contra Roma, Focio introdujo la cuestión del filioque acusando a Roma de herejía.

3. ¿Cuál fue el principal problema?

El motivo más fuerte del cisma fue el encumbramiento de Constantinopla, que le hizo enfrentarse al papa, excomulgarlo, acusarle de herejía, etc. Los otros asuntos no hubieran producido el cisma sin esta elevación de Constantinopla. El orgullo bizantino es comprensible: el imperio romano de occidente había sido invadido por los bárbaros, pero el de oriente permanecía y su capital era considerada la nueva Roma. Mientras Roma estaba en decadencia política, Bizancio conservaba su brillantez y su emperador. Entonces, si la fe se debilita, es fácil que el patriarcado de Constantinopla se autoequipare al obispo de Roma.

4. La ruptura.-

Se produjo en 1054, siendo patriarca de constantinopla Miguel Cerulario -muy antilatino-. El papa envió dos importantes cardenales como legados para buscar la paz; se equivocaron en sus apreciaciones y actuación. Hubo excomuniones mutuas y el cisma de oriente se produjo. El pueblo no se enteró. Años después, ambas partes intentaron buscar la reconciliación, pero no hubo éxito. Con el tiempo unos se llamaron ortodoxos, y otros católicos.


Fuente: Cristian Hernán Andrade, sacerdote católico argentino.


jueves, 9 de febrero de 2017

Cómo bajar vídeos desde facebook

+

Para bajar un vídeo desde facebook no es necesario ningún tipo de programa.

Localizado el vídeo copia la dirección del mismo:

Con el botón derecho del ratón pica sobre el vídeo y se despliega un menú. Después pincha en: "Show video URL


Y aparecerá la dirección del vídeo.

Copiar la dirección


Y pegar la dirección en el navegador:
 

Borrar en la dirección que hemos pegado en el navegador la "www." y se sustituye por "m." (eme minúscula punto y dejamos el resto de la dirección del vídeo:



Y pulsa "Enter"


Se inicia el vídeo.

Y con el botón derecho del ratón  se despliega un menú.

Se pincha en "Guardar vídeo como" y se elige el destino en el disco duro del ordenador.



domingo, 8 de enero de 2017

CONCIENCIA Y VERDAD

+

Se ha convertido la conciencia como el amor, en valores manoseados y utilizados, hoy en día, para cualquier pretexto, lo que ha llevado a que pierda su verdadero sentido...

Un político en alza (Maroto), posiblemente por su orientación sexual ya que tal vez la política progresista española necesita un Zerolo o un Miguel Sebastián de guardia, dijo que su  boda fue el triunfo del amor[¿?] Igual está pensando también que el incesto, la pedofilia y la poligamia, debieran de ser (siendo como son tan degenerados y contra todo orden natural) legalizado, como lo fue su matrimonio[¿?].

¡Que explote el amor por todos lados! ¡Que nos inunde de colores!

El amor.
La conciencia.
...ancha es Castilla, amigo Sancho.



"El individuo no puede pagar su progreso, su bienestar con una traición a la verdad conocida."
Benedicto XVI siendo todavía cardenal, trata este tema de la conciencia, en su conferencia "CONCIENCIA Y VERDAD" publicada en 1991 del que extraigo un extracto de "Newman y Sócrates: guías para la conciencia." que me parece muy a propósito para instruirnos sobre ello.

(...) Tomás Moro, para el que la conciencia no fue de ninguna manera la expresión de una testarudez subjetiva o de terco heroísmo. El mismo se colocó entre aquellos mártires angustiados que solamente después de indecisiones y muchas preguntas se obligaron a sí mismos a obedecer a la conciencia: a obedecer a esa verdad, que tiene que estar en mayor altura de cualquier instancia social y de cualquier forma de gusto personal. Se nos presentan pues dos criterios para discernir la presencia de una auténtica voz de la conciencia: ésta no coincide con los propios deseos y los propios gustos; no se identifica con lo que socialmente es más ventajoso, con el consenso de grupo o con las exigencias del poder político o social.

Aquí nos es de utilidad echar un vistazo a la problemática actual. El individuo no puede pagar su progreso, su bienestar con una traición a la verdad conocida. Ni siquiera la humanidad entera puede hacerlo. Tocamos aquí el punto verdaderamente crítico de la modernidad: la idea de verdad ha sido eliminada en la práctica y sustituida por la de progreso. El progreso mismo ``es'' la verdad. Sin embargo, en esta aparente exaltación se queda sin dirección y se desvanece. Efectivamente, si no hay ninguna dirección todo podría ser lo mismo: progreso como regreso. La teoría de la relatividad formulada por Einstein, concierne como tal al mundo físico. Pero a mí me parece que puede describir oportunamente también la situación del mundo espiritual de nuestro tiempo. La teoría de la relatividad afirma que dentro del universo no hay ningún sistema fijo de referencia. Cuando ponemos un sistema como punto de referencia y partiendo de él tratamos de medir el todo, en realidad se trata de una decisión nuestra, motivada por el hecho de que sólo así podemos llegar a algún resultado. Sin embargo la decisión habría podido ser diferente de lo que fue. Lo que se ha dicho, a propósito del mundo físico, refleja también la segunda revolución copernicana en nuestra actitud fundamental hacia la realidad: la verdad como tal, lo absoluto, el verdadero punto de referencia del pensamiento ya no es visible. Por eso, tampoco desde el punto de vista espiritual, hay ya un arriba y un abajo. En un mundo sin puntos fijos de referencia dejan de existir las direcciones. Lo que miramos como orientación no se basa en un criterio verdadero en sí mismo, sino en una decisión nuestra, últimamente en consideraciones de utilidad. En un contexto ``relativista'' semejante, una ética teleológica o consecuencialista se vuelve al final nihilista, aunque no lo perciba. Y todo lo que en esta concepción de la realidad es llamado ``conciencia'', si lo estudiáramos a fondo vemos que no es más que un modo eufemístico para decir que no hay ninguna conciencia, en sentido propio, es decir, ningún ``consaber'' con la verdad. Cada uno determina por sí mismo sus propios criterios y en la universal relatividad, nadie puede ni siquiera ayudar a otro en este campo, y menos aún prescribirle nada.


viernes, 6 de enero de 2017

EL ENIGMA RUSO, por Juan Manuel de Prada

+
Decía Churchill, ateo, masón y (lo que aún resulta más imperdonable) escritor ful, que “Rusia es un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma”. Lo que en verdad resulta enigmático es que Churchill se convirtiese en ídolo de todos los conservadores y católicos zombis, que llevan setenta años dándonos la matraca hagiográfica con tan nefasto personaje; los mismos, más o menos, que llevan colgados de la brocha del anticomunismo para justificar su grotesca rusofobia. Chesterton ya nos advertía hace casi un siglo que quienes execran las calamidades remotas del comunismo son los mismos que nos distraen de las cercanas tropelías del capitalismo. Y, en efecto, el anticomunismo ha sido una especie de implante emocional entre la gente de derechas que, mientras el comunismo soviético se mantuvo en pie, sirvió al capitalismo para convertirnos en una colonia descristianizada; y todavía hoy, cuando el comunismo soviético lleva muerto más de dos décadas, sigue sirviendo a modo de espantajo paranoide para alimentar entre esta misma gente la rusofobia más rabiosa y truculenta. Pero, como afirmar que el país que defiende los valores tradicionales y ha abierto más de veinticinco mil iglesias en las dos últimas décadas es comunista empieza a resultar, en verdad, un poco chusco, los corifeos del anticomunismo engatusan a la gente de derechas más sugestionable con la matraca de la antañona pertenencia de Putin al KGB.

Pero, acaso sin pretenderlo, el ateo, masón y escritor ful Winston Churchill tenía algo de razón cuando soltó aquella charada inepta. Rusia, en efecto, guarda en su alma un enigma precioso que los corifeos del anticomunismo han tratado de oscurecer a toda costa, logrando incluso que los católicos zombis (a la postre más atentos a la propaganda anticomunista yanqui que a los mensajes de la Cueva de Iria) se tragaran sus intoxicaciones. Pruebas de que Rusia guarda un enigma precioso en su alma es que todos las gentes infectadas de odio teológico, lo mismo progres que liberales, la denostan con efusión de espumarajos; prueba de que Rusia guarda un enigma precioso en su alma es que todos los chiringuitos del mundialismo tratan de desprestigiarla del modo más burdo ante las masas cretinizadas (muy recientemente, por ejemplo, la hedionda Amnistía Internacional); prueba de que Rusia guarda un enigma precioso en su alma es que el enemigo histórico por antonomasia de la Cristiandad, el pérfido turco, no puede disimular su rabia y su encono contra ella; prueba de que Rusia guarda un enigma precioso en su alma es que ha logrado que muchas gentes, hasta ahora apuntadas al conservadurismo panoli y al catolicismo zombi, estén empezando a abrir sus ojos legañosos de anticomunismo con la intervención de Rusia en Siria.
Y es que la intervención de Rusia en Siria nos ha enseñado muchas cosas. Nos ha enseñado, por ejemplo, que la “alianza internacional” contra el Estado Islámico era un cuento chino; nos ha enseñado que las alimañas del Estado Islámico han sido armadas y sufragadas por el mundialismo; nos ha enseñado que Turquía es un Estado criminal que comercia con un petróleo amasado de sangre y sirve de refugio a los terroristas; y muchas más cosas que no me caben en el artículo. En alguno de sus discursos, Putin afirmó que una gran potencia no debe serlo sólo desde un punto de vista político o militar, sino también moral y espiritual. Ojalá Rusia sea fiel a este desiderátum y logre alumbrar al mundo el enigma que custodia en su alma; pues, si se conforma con la línea de “pragmatismo” que ciertos sectores de enemigos infiltrados tratan de inspirar en Putin, Rusia terminará siendo una colonia más del mundialismo.

(Artículo publicado en ABC el 2 de enero de 2016)


viernes, 30 de diciembre de 2016

AÑO NUEVO. Chesterton

+


«Las divisiones del tiempo han sido dispuestas de manera que podamos sufrir un sobresalto o sorpresa cada vez que algo se reanuda. [La finalidad de celebrar la llegada de un Año Nuevo no es que sea un año nuevo]. Es tener nueva alma y nueva nariz, pies nuevos, nueva espina dorsal, ojos nuevos, oídos nuevos. Es mirar por un instante una tierra imposible. Es que nos resulte de todo punto asombroso que el pasto sea verde en lugar de tener un razonable color púrpura. Es que nos parezca casi incomprensible que haya árboles verticales que broten de una tierra redonda en lugar de tierras redondas que broten de árboles verticales. El fin de las frías y duras definiciones del tiempo es prácticamente el mismo que el de las duras y frías definiciones de la teología: despertar a los hombres. Si un hombre cualquiera no fuese capaz de adoptar resoluciones de año nuevo, no sería capaz de adoptar resolución alguna. Si un hombre cualquiera no fuese capaz de empezar todo de nuevo, sería incapaz de hacer nada eficaz. Si un hombre no partiera de la extraña premisa de no haber existido jamás antes, resulta indudable que jamás llegaría a existir después. Si un hombre no fuera capaz de volver a nacer, jamás entraría en el Reino de los Cielos».

«Uno de enero» (1904), Lectura y locura (Lunacy and Letters, 1958).

martes, 6 de diciembre de 2016

HOY CELEBRAMOS A SAN NICOLAS EL VERDADERO SANTA CLAUS


+



HOY CELEBRAMOS A SAN NICOLAS EL VERDADERO SANTA CLAUS: San Nicolás de Mira (o Myra) o San Nicolás de Bari, obispo de Mira, en Licia, famoso por su santidad y por su intercesión ante el trono de la divina gracia (s. IV).

Este santo fue tan popular en la antigüedad, que se le han consagrado en el mundo más de dos mil templos. Era invocado en los peligros, en los naufragios, en los incendios y cuando la situación económica se ponía difícil, y la gente conseguía por su intercesión favores admirables.

Por haber sido tan amigo de la niñez, en su fiesta se reparten dulces y regalos a los niños, y prácticamente con esta fecha se empezaban las festividades de diciembre. Como en alemán se llama "San Nikolaus", lo empezaron a llamar Santa Claus, y lo pintan como un anciano vestido de rojo, con una barba muy blanca, que pasaba de casa en casa repartiendo regalos y dulces a los niños (entre nosotros lo llamaron Papá Noel).

De San Nicolás escribieron muy hermosamente San Juan Crisóstomo y otros grandes santos. Su biografía la escribió San Metodio, Arzobispo de Constantinopla, y de ella sacamos los siguientes datos curiosos.

Nació en Licia, Turquía, de padres muy ricos. Desde niño se caracterizó porque todo lo que conseguía lo repartía entre los pobres. Decía a sus padres: "sería un pecado no repartir mucho, siendo que Dios nos ha dado tanto".

Tenía un tío que era obispo y este lo consagró como sacerdote. Al morir sus padres atendiendo a los enfermos en una epidemia, él quedó heredero de una inmensa fortuna. Entonces repartió sus riquezas entre los pobres y se fue de monje a un monasterio. Después quiso visitar la Tierra Santa donde vivió y murió Jesús, y al volver de allá llegó a la ciudad de Mira (en Turquía) donde los obispos y sacerdotes estaban en el templo discutiendo a quién deberían elegir como nuevo obispo de la ciudad, porque el anterior se había muerto. Al fin dijeron: "elegiremos al próximo sacerdote que entre al templo". Y en ese momento sin saber esto, entró Nicolás y por aclamación de todos fue elegido obispo. Por eso se le llama San Nicolás de Mira.

La especialidad de este santo fueron los milagros tan numerosos que logró conseguir de Dios. Lo pintaban con unos niños, porque los antiguos contaban que un criminal hirió a cuchillo a varios niñitos, y el santo al rezar por ellos obtuvo su curación instantánea. También pintan junto a él a una señorita, porque en su ciudad había un anciano muy pobre con tres hijas y no lograba que se casaran por ser en tan extremo pobres. Entonces el santo por tres días seguidos, cada noche le echó por la ventana una bolsa con monedas de oro, y así el anciano logró casar a sus hijas muy bien.

Es Patrono de los marineros, porque estando unos marineros en medio de una terribilísima tempestad en alta mar, empezaron a decir: "Oh Dios, por las oraciones de nuestro buen Obispo Nicolás, sálvanos". Y en ese momento vieron aparecer sobre el barco a San Nicolás, el cual bendijo al mar, que se calmó, y en seguida desapareció.

Otro día iban a condenar injustamente a tres amigos suyos que estaban muy lejos. Ellos rezaron pidiendo a Dios que por la intercesión de Nicolás su obispo los protegiera. Y esa noche en sueños el santo se apareció al juez y le dijo que no podía condenar a esos tres inocentes. Y fueron absueltos.

El emperador Licino decretó una persecución contra los cristianos y Nicolás fue encarcelado y azotado, pero siguió aprovechando toda ocasión que se le presentaba, para enseñar la religión a cuantos trataban con él. Más tarde llegó el emperador Constantino y lo liberó a él junto con todos los demás prisioneros cristianos.

Luego apareció la herejía de Arrio que decía que Jesucristo no es Dios. San Nicolás se opuso con toda su sabiduría y con su gran ascendiente y no permitió que los arrianos entraran a su ciudad de Mira.

Dicen que el santo murió el 6 de diciembre del año 345.

En oriente lo llaman Nicolás de Mira, por la ciudad donde estuvo de obispo, pero en occidente se le llama Nicolás de Bari, porque cuando los mahometanos invadieron a Turquía, un grupo de católicos sacó de allí en secreto las reliquias del santo y se las llevó a la ciudad de Bari, en Italia. En esa ciudad se obtuvieron tan admirables milagros al rezarle a este gran santo, que su culto llegó a ser sumamente popular en toda Europa. Es Patrono de Rusia, de Grecia y de Turquía. En Roma ya en el año 550 le habían construido un templo en su honor.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Por qué es tan malo Paulo Coelho, por Héctor Abad Faciolince

+


Traducido a 56 idiomas, publicado en 150 países, con más de 54 millones de libros vendidos, a Paulo Coelho hay que reconocerle al menos una virtud: es una mina de oro para sí mismo y para las editoriales. En su libro de mayor éxito, El alquimista (1988), un pastor de ovejas andaluz viaja hasta las pirámides de Egipto en busca de un tesoro. Antes de llegar a su destino se encuentra con el gran mago que posee los dos pilares de la sabiduría alquímica, es decir, sabe destilar el elíxir de la larga vida y ha fabricado un huevo amarillo, la piedra filosofal, con cuya ralladura se puede convertir en oro cualquier otro metal.

En su viaje hacia las tumbas de los faraones el alquimista le ha revelado al muchacho otro secreto: “Cada hombre sobre la faz de la tierra tiene un tesoro que lo está esperando”. Luego le explica que si no todos encontramos este tesoro personal, es porque “los hombres ya no tienen interés en encontrarlo”. Sospecho que muchos desgraciados se consuelan creyendo semejante ingenuidad. Vista descarnadamente, es sólo una simpleza o una pía ilusión. Sin embargo hay algo que tenemos que conceder, y es que sin duda Paulo Coelho encontró su propio tesoro, en cierto sentido su piedra filosofal: la ralladura sosa y rosa y empalagosa de su prosa se convierte —como por arte de magia— en oro editorial, en millones de copias de consumo masivo de mediocridad. Pero ¿cómo lo hace? ¿Y por qué, siendo un escritor tan rudimentario en el uso del lenguaje, tan pobre en el pensamiento y tan elemental en sus recursos estilísticos, consigue tocar la sensibilidad de tanta gente?

No voy a dar la respuesta más obvia e inmediata, la que todos dan: Si Coelho vende por sí solo más libros que todos los demás escritores brasileños juntos, esto se debe precisamente a que sus libros son tontos y elementales. Si fueran libros profundos, complejos literariamente, con ideas serias y bien elaboradas, el público no los compraría porque las masas tienden a ser incultas y a tener muy mal gusto. Claro que en los millones de ejemplares vendidos hay algo de esto. Pero también existen muchísimos libros tan malos como los de Coelho que no tienen ningún éxito y, al contrario, hay unos cuantos libros excelentes y literariamente impecables que se venden por millones. En vez de tranquilizarnos con respuestas facilistas y tautológicas (el vulgo es vulgar, el mercadeo vende), conviene examinar con cuidado los libros de Coelho y no desdeñarlos de entrada con altivo esnobismo. Me he impuesto el ejercicio de leerlos para tratar de descubrir en qué estrategias temáticas y narrativas podría residir su extraordinario éxito editorial.

La primera respuesta que me di, apenas empezando la lectura de algunos de sus libros, fue que quizá Coelho disfrazaba de misterio y asombro las puras tonterías. Oigan esta, por ejemplo: “Era un día caluroso y el vino, por uno de estos misterios insondables, conseguía refrescar un poco su cuerpo”. De verdad, qué misterio insondable que un líquido quite la sed. Después me di cuenta de que sus técnicas narrativas no se agotan en la simple estupidez; son algo más hábiles y algo menos burdas.

Para empezar, los libros de Coelho explotan hábilmente un universal humano: nuestra fascinación por los poderes de adivinación y conocimiento sobrenaturales. Ya Thomas Hobbes en su clásico Leviatán (1651) señalaba la irresistible atracción (y por lo tanto el fácil engaño) que padecemos los seres humanos ante todo tipo de presagios. Es una tradición muy antigua (una socorridísima mina de oro, una piedra filosofal) explotar esta debilidad de nuestra psicología. Copio el resumen que hace Hobbes de estos engaños, el cual es preciso y exhaustivo, y parece a su vez un resumen de las técnicas de seducción esotérica que Coelho utiliza en sus libros:

“Así se hizo creer a los hombres que encontrarían su fortuna en las respuestas ambiguas y absurdas de los sacerdotes de Delfos, Delos, Ammon y otros famosos oráculos, cuyas respuestas se hacían deliberadamente ambiguas para que fueran adecuadas a las dos posibles eventualidades de un asunto (…). A veces en las frases desprovistas de significado de los locos, a quienes se suponía poseídos por un espíritu divino: a esta posesión se la llamaba entusiasmo, y a estos modos de predecir acontecimientos se les denominaba teomancia o profecía. A veces en el aspecto que presentaban las estrellas en su nacimiento, a lo cual se llamaba horoscopia. A veces en sus propias esperanzas y temores, en lo llamado tumomancia o presagio. A veces en las predicciones de los magos, que pretendían conversar con los muertos, a lo cual se llamaba nigromancia, conjuro y hechicería, y no es otra cosa sino impostura y fraude. A veces en el vuelo casual o en la forma de alimentarse las aves, lo que llamaban augurio. A veces en las entrañas de los animales sacrificados, a lo que llamaban aruspicina. A veces en los sueños; a veces en el graznar de los cuervos o el canto de los pájaros. A veces en las líneas de la cara, a lo que se llamaba metoposcopia; o en las líneas de la mano, palmis­teria; o en las palabras casuales, omina. A veces en monstruos o accidentes desusados, como eclipses, cometas, meteoros raros, temblores de tierra, inundaciones, nacimientos prematuros y cosas semejantes, lo que se llamaba portenta y ostenta, porque parecían predecir o presagiar alguna gran calamidad venidera. A veces en el mero azar, como en el acertijo de cara y cruz, en el juego de elegir versos de Homero y Virgilio, y en otros vanos e innumerables conceptos análogos a los citados. Tan fácil es que los hombres crean en cosas a las cuales han dado crédito otros hombres; con donaire y destreza puede sacarse mucho partido de su miedo e ignorancia”.

Veamos de qué manera, “con donaire y destreza”, Paulo Coelho le saca partido a nuestra credulidad, a nuestras debilidades y a nuestra ignorancia. Me limitaré inicialmente a El alquimista, su obra más leída, pero el mismo procedimiento se puede rastrear en otros libros suyos. El pastor de ovejas andaluz, al principio del cuento, tiene un sueño y va donde una adivina para hacérselo interpretar. Qué deleite; la gitana no sólo le interpreta el sueño (“los sueños son el lenguaje de Dios”) sino que también le lee la mano. Los sueños del protagonista son el leitmotiv del libro, y es a través de ellos como poco a poco se acerca a su tesoro en el periplo Andalucía-Pirámides-Andalucía.

Para que un mago cobre prestigio como persona capaz de predecir el futuro, mucho le conviene obrar el prodigio de adivinar el pasado. Éste es el paso siguiente en el libro de Coelho: un adivino escribe sobre la arena los episidios más significativos del pasado del joven protagonista, incluyendo la primera vez que se hizo la paja. Cabe aclarar que esta íntima revelación se expresa con palabras mucho más recatadas: “Leyó cosas que jamás había contado a nadie, como (…) su primera y solitaria experiencia sexual”.

El tono sapiente (de una sapiencia falsa, pero en fin) y el ambiguo lenguaje oracular se van soltando en pequeñas dosis a lo largo del libro. Les copio algunos ejemplos: “Cuando deseas alguna cosa, todo el Universo conspira para que puedas realizarla”; “La vida quiere que tú vivas tu Leyenda Personal”; “Todo es una sola cosa”; “Existe un lenguaje que va más allá de las palabras”; “Dios escribió en el mundo el camino que cada hombre debe seguir: sólo hay que leer lo que Él escribió para ti”; “Cualquier cosa en la faz de la tierra puede contar la historia de todas las cosas”. Pero además de este tipo de enseñanzas baratas, de seducción infalible a pesar de su pésimo gusto intelectual, el uso de la magia tradicional también va apareciendo capítulo tras capítulo. Así, el protagonista, al promediar el libro, “acompaña con los ojos el movimiento de los pájaros”. Mira las aves: “De repente, un gavilán dio una rápida zambullida en el cielo y atacó al otro. Cuando hizo este movimiento, el muchacho tuvo una súbita visión: un ejército, con las espadas desenvainadas, entraba en el oasis”. Es el clásico augurio, aunque bastante tosco, pues en vez de descifrar el acertijo del vuelo de los pájaros, al pastor le basta verlo para tener visiones.

Hay un ingrediente adicional que hace más eficaz el recurso al pensamiento esotérico. Para volverlo doctrinalmente inofensivo, para despojarlo de todo peligro satánico, Coelho lo combina con dosis adecuadas de cristianismo tradicional: citas de la Biblia, cuadros del Sagrado Corazón de Jesús, rezos del Padrenuestro… El público mayoritario no se siente en pecado porque lee herejías, y el narrador, al tiempo que se hace pasar por alguien dotado de poderes paranormales (capaz incluso de telepatía), deja saber que él es también un buen cristiano, a pesar de sus coqueteos con la magia.

Hasta aquí algunos elementos temáticos que ayudan a entender, en parte, el favor de Coelho entre los lectores. Pero además de lo temático, conviene señalar también algunas estrategias narrativas del autor brasileño. Sus técnicas para ir tejiendo la trama son tan elementales que me recordaron de inmediato el estudio clásico sobre las formas canónicas del cuento infantil. Vladimir Propp, uno de los padres de la narratología, publicó en Leningrado su monumental Morfología del cuento infantil (1928). El principal mérito de este gran trabajo consiste en haber hallado, por encima de los argumentos superficiales de cada cuento, una serie de elementos formales repetitivos. Mirados al microscopio, es posible descubrir que en todos los cuentos de hadas los personajes, por distintos que sean, acometen siempre las mismas acciones, se ven envueltos en situaciones o “motivos” análogos. Como señala Propp, “cambian los nombres de los personajes, pero no sus acciones, o funciones, por lo que se puede concluir que el cuento le atribuye operaciones idénticas a personajes distintos”.

No voy a decir que Coelho leyó a Propp, estudió cuáles son las “funciones” más elementales del relato tradicional descubiertas por el ruso, y con esta receta se dedicó a escribir el oro en polvo de sus novelas. Eso sería muy sofisticado. La cosa es más simple: Coelho usa, intuitivamente y con alguna destreza, las estructuras más primitivas del cuento infantil. Tomen ustedes cualquiera de los libros de Coelho y verán lo fácil que resulta identificar situaciones como las siguientes, señaladas por Propp en su Morfología: “El héroe abandona la casa”; “el héroe es puesto a prueba o interrogado”; “el héroe se pone en contacto con alguien que le dará un don”; “el héroe recibe un objeto mágico”; “el héroe cae en desgracia”; “el héroe se traslada o es llevado al lugar donde está el objeto de su búsqueda”; “el héroe lucha con un antagonista”; “el héroe regresa”; “el antagonista es castigado”; “el héroe se casa y sube al trono (u obtiene grandes riquezas)”.

Es inútil cansarlos con los ejemplos detallados en que las historias de Coelho parecen calcar literalmente estos esquemas elementales. Les puedo asegurar que, al menos en sus primeros libros, el brasileño repite paso a paso las estructuras narrativas reveladas por el gran formalista ruso hace casi un siglo (y éstos sí que son pronósticos: Propp no sólo describió la tradición popular, sino que anticipó las recetas de un gran éxito editorial).

Los libros más recientes de Coelho, por ejemplo el último, Once minutos (2003), son un poco menos rudimentarios que aquellos primeros títulos que lo lanzaron a la fama. En este caso la trama, nutrida por algunos elementos realistas (para esta novela Coelho usó el testimonio de prostitutas existentes), es menos infantil, menos predecible. En todo caso es posible que el inevitable desencanto que viene con los años haya hecho que este último libro de Coelho sea menos ingenuo. Pero el buen gusto estético e intelectual es muy difícil de adquirir, y por lo mismo Once minutos (el cálculo de Coelho de lo que dura un coito), aunque menos esquemático, es un libro incluso más cursi que los anteriores. No quiero afirmar nada que no pueda demostrar con citas textuales. ¿Cuántos ejemplos necesitan para convencerse de la irremediable cursilería de Once minutos? Podría usar un número mágico, de esos que les encantan a los autores de cuentos infantiles, siete, o tres. Para no exagerar, me voy a limitar a tres momentos:

1. La protagonista (prostituta brasileña que trabaja en Suiza, y la sola situación es ya de un sentimentalismo telenovelesco), se encuentra con un pintor joven que la invita a su casa. Ella observa que la casa es grande y está vacía. Entonces concluye: “Debía de tener dinero de verdad. Si estuviese casado no osaría hacer aquello porque siempre había gente mirando. Entonces era rico y soltero”.

2. En el final feliz de la novela este mismo pintor se le aparece a la muchacha con flores: “Ralf llevaba un ramo de rosas, y los ojos llenos de luz que ella había visto el primer día, cuando la pintaba”.

El rico y soltero que en la última página se aparece con un ramo de rosas y se lleva a la muchacha a conocer París es una situación tan perfectamente cursi que, por kitsch, creo que ni Corín Tellado se atrevería a ponerla en una fotonovela. Pero al promediar el libro hay otro momento todavía peor:

3. La prostituta le hace un regalo al pintor del que se empieza a enamorar. Abre el bolso y busca su bolígrafo. Dice: “Tiene un poco de mi sudor, de mi concentración, de mi voluntad, y ahora te lo entrego. (…) Tú tienes mi tesoro: el bolígrafo con el que he escrito algunos de mis sueños”.

Fuera de la ridiculez de la frase, que es única, hay algo todavía más perturbador: al leerla uno se imagina que el autor está copiando aquí su propia vida. Me parece ver la escena; el multimillonario que ha vendido 54 millones de ejemplares con tantas revelaciones de su estro poético, le muestra a una muchacha el objeto mágico (y fálico) con que la va a conquistar. Le dice, pensando ya en el colchón de la suite que los espera: “Te entrego mi tesoro: el bolígrafo con el que he escrito algunos de mis sueños”. Debe tener un bolígrafo para cada día, cada hotel y cada viaje. Y algo más triste: seguramente algunas víctimas, igual que miles de lectores, se dejarán conquistar con semejante frase y semejante halago. Claro que esto último es lo único que no puedo demostrar de todo lo que he dicho sobre Coelho en este artículo. Esta última situación tan sólo la supongo y es sólo una hipótesis sin fundamento, producto de una mente malpensada; todo lo demás lo he tomado directamente de sus libros.

Texto publicado en El Malpensante (2003)

jueves, 1 de diciembre de 2016

Estas Navidades siniestras por Gabriel García Márquez



                                                                             +



"Nihil novum sub sole..."  Eclesiastés.

"Nada nuevo bajo el sol.
Si hay algo de lo que dicen:
"Mira, esto sí que es algo nuevo",
en realidad, eso mismo ya existió
muchísimo antes que nosotros.
No queda el recuerdo de las cosas pasadas,
ni quedará el recuerdo de las futuras
en aquellos que vendrán después."

Todo está inventado. Lo de vivir la Navidad sin Navidad.

La constitución civil del clero que se aprobó el 12 de julio de 1790 en Francia. Es como lo de la primera comunión pero civil, lo de la Navidad pero laica. Como un Ramadán sin ayuno.

Todo lleva a lo mismo. Perseguir a la Iglesia que es en realidad lo que se pretendió entonces y lo que se quiere ahora. Los obispos no eran nombrados por el santo padre de Roma (los juramentados) y a los que sí los nombraban el santo padre (refractarios) no los reconocían.

Crearon entonces una religión paralela a la Católica (en Francia)

Entonces, el nacimiento de Dios no marcaba la plenitud de los tiempos, sino que es la llegada de Rita, no la "cantaora" sino la otra, la deseosa y "Carmela" y sus carmenadas.
Es muy típico entre falsáreos (nada nuevo bajo el sol). Ya lo dijeron antes que ellos, o se lo creyeron, (Hegel, Comte, Marx...) Que su llegada y la de sus tesis era lo que marca la plenitud de los tiempos.

Pues eso, llegada la Edad Moderna se dijeron "Que se ha proclamado la república francesa el 13 de septiembre de 1791... pues éste es el día uno del año uno."
(Es como lo de la "conjunción planetaria" que dijo aquella.

Y para que no faltara detalle inventaron sus propias fiestas en el calendario acorde a la modernidad revolucionaria... como la del 10 de noviembre de 1793 la fiesta de la diosa razón. Vaciaron Nuestra Señora de París de santos (Notre Dame) y lo más importante: se establecía por Decreto que el buen ciudadano no muere sino duerme, así no hay resurrección.

Es la leyenda tan "adorada" hasta nuestros días contemporáneos de "Liberté, égalité, fraternité"

En fin.

A lo que voy.

Se va acercando la Navidad y me gustaría reproducir un artículo de Gabriel García Márquez que escribió en la Navidad de 2006 , sobre el sentido de la Navidad perdida, del cambio en  Iberoamérica (y ya de camino vale también para la España actual) de la tradición milenaria por unas neonavidades gringas importadas (y en nuestra España se une además la Navidad laica ya inventada en la Francia de la Asamblea), que nada tienen de tradiconal...

"Ya nadie se acuerda de Dios en Navidad. Hay tanto estruendo de cornetas y fuegos de artificio, tantas guirnaldas, de focos de colores, tantos pavos inocentes degollados y tantas angustias de dinero para quedar bien por encima de nuestros recursos reales que uno se pregunta si a alguien le queda un instante para darse cuenta de que semejante despelote es para celebrar el cumpleaños de un niño que nació hace 2.000 años en una caballeriza de miseria, a poca distancia de donde había nacido, unos mil años antes, el rey David. Novecientos cincuenta y cuatro millones de cristianos creen que ese niño era Dios encarnado, pero muchos lo celebran como si en realidad no lo creyeran. Lo celebran además muchos millones que no lo han creído nunca, pero les gusta la parranda, y muchos otros que estarían dispuestos a voltear el mundo al revés para que nadie lo siguiera creyendo. Sería interesante averiguar cuántos de ellos creen también en el fondo de su alma que la Navidad de ahora es una fiesta abominable, y no se atreven a decirlo por un prejuicio que ya no es religioso sino social.

Lo mas grave de todo es el desastre cultural que estas Navidades pervertidas están causando en América Latina. Antes, cuando sólo teníamos costumbres heredadas de España, los pesebres domésticos eran prodigios de imaginación familiar. El niño Dios era más grande que el buey, las casitas encaramadas en las colinas eran más grandes que la virgen, y nadie se fijaba en anacronismos: el paisaje de Belén era completado con un tren de cuerda, con un pato de peluche más grande que un león que nadaba en el espejo de la sala, o con un agente de tránsito que dirigía un rebaño de corderos en una esquina de Jerusalén. Encima de todo se ponía una estrella de papel dorado con una bombilla en el centro, y un rayo de seda amarilla que habría de indicar a los Reyes Magos el camino de la salvación. El resultado era más bien feo, pero se parecía a nosotros, y desde luego era mejor que tantos cuadros primitivos mal copiados del aduanero Rousseau.

La mistificación empezó con la costumbre de que los juguetes no los trajeron los Reyes Magos –como sucede en España con toda razón-, sino el niño Dios. Los niños nos acostábamos más temprano para que los regalos llegaran pronto, y éramos felices oyendo las mentiras poéticas de los adultos. Sin embargo, yo no tenía más de cinco años cuando alguien en mi casa decidió que ya era tiempo de revelarme la verdad. Fue una desilusión no sólo porque yo creía de veras que era el niño Dios quien traía los juguetes, sino también porque hubiera querido seguir creyéndolo. Además, por pura lógica de adulto, pensé entonces que también los otros misterios católicos eran inventados por los padres para entretener a los niños, y me quedé en el limbo.


Aquel día –como decían los maestros jesuitas en la escuela primaria- perdí la inocencia, pues descubrí que tampoco a los niños los traían las cigüeñas de París, que es algo que todavía me gustaría seguir creyendo para pensar más en el amor y menos en la píldora.

Todo aquello cambió en los últimos treinta años, mediante una operación comercial de proporciones mundiales que es al mismo tiempo una devastadora agresión cultural. El niño Dios fue destronado por el Santa Claus de los gringos y los ingleses, que es el mismo Papá Noel de los franceses, y a quienes todos conocemos demasiado. Nos llegó con todo: el trineo tirado por un alce, y el abeto cargado de juguetes bajo una fantástica tempestad de nieve. En realidad , este usurpador con nariz de cervecero no es otro que el buen San Nicolás, un santo al que yo quiero mucho porque es el de mi abuelo el coronel, pero que no tiene nada que ver con la Navidad, y mucho menos con la Nochebuena tropical de la América Latina. Según la leyenda nórdica, San Nicolás reconstruyó y revivió a varios escolares que un oso había descuartizado en la nieve, y por eso lo proclamaron el patrono de los niños. Pero su fiesta se celebra el 6 de diciembre y no el 25. La leyenda se volvió institucional en las provincias germánicas del Norte a fines del siglo XVIII, junto al árbol de los juguetes, y hace poco más de cien años pasó a Gran Bretaña y Francia. Luego pasó a Estados Unidos, y éstos nos lo mandaron para América Latina, con toda una cultura de contrabando: la nieve artificial, las candilejas de colores, el pavo relleno y estos quince días de consumismo frenético al que muy pocos nos atrevemos a escapar. Con todo, tal vez lo más siniestro de estas Navidades de consumo sea la estética miserable que trajeron consigo: esas tarjetas postales indigentes, esas ristras de foquitos de colores, esas campanitas de vidrio, esas coronas de muérdago colgadas en el umbral, esas canciones de retrasados mentales que son los villancicos traducidos del inglés; y tantas otras estupideces gloriosas para las cuales ni siquiera valía la pena de haber inventado la electricidad.

Todo eso, en torno a la fiesta más espantosa del año. Una noche infernal en que los niños no pueden dormir con la casa llena de borrachos que se equivocan de puerta buscando donde desaguar, o persiguiendo a la esposa de otro que acaso tuvo la buena suerte de quedarse dormido en la sala. Mentira: no es una noche de paz y amor, sino todo lo contrario. Es la ocasión solemne de la gente que no se quiere. La oportunidad providencial de salir por fin de los compromisos aplazados por indeseables: la invitación al pobre ciego que nadie invita, a la prima Isabel que se quedó viuda hace quince años, a la abuela paralítica que nadie se atreve a mostrar. Es la alegría por decreto, el cariño por lástima, el momento de regalar porque nos regalan, y de llorar en público sin dar explicaciones. Es la hora feliz de que los invitados se beban todo lo que sobró de la Navidad anterior: la crema de menta, el licor de chocolate, el vino de plátano. No es raro, como sucede a menudo, que la fiesta termine a tiros. Ni es raro tampoco que los niños –viendo tantas cosas atroces- terminen por creer de veras que el niño Jesús no nació en Belén, sino en Estados Unidos."